Al final siempre hemos estado unidos, la separación es tan solo una ilusión.


Somos la unidad proyectada, nos vemos reflejados en los demás para poder observarnos a nosotros mismos. Ver afuera lo que nos gusta o no nos gusta es más fácil que verlo adentro. Simples distorsiones de la unidad que se separa para ver sus múltiples posibilidades, todas sus perspectivas.


Si las imágenes o sonidos que producimos son fragmentos discursivos de nuestra propia vida, o de nuestros pensamientos o de nuestras percepciones, entonces cómo podríamos generar un cambio si no desarticulamos su sentido?


Sistemas altamente complejos pueden evolucionar solo en presencia de un marco que incluya comentarios. Siendo hoy en día la red mas que nunca nuestra posibilidad de contacto, aceptemos nuestra aleatoria conjunción y taguiemos, repliquemos, compartamos , comentemos las imágenes que hemos creado generando lazos inesperados, distorsionados, que nos conecten con lo inesperado, que nos lleven a lo desconocido. Creemos otros mundos posibles. Re-inventémonos.

María Isabel Rueda